Veinticinco “Yo”.

Veinticinco ¿Años? ¿Vidas?

Cinco lustros, un cuarto de siglo.
El sufrimiento de la vida misma,
echándonos en cara que dejamos un año más en el camino.

Me siento joven, realmente lo hago.
Aunque disfruto ver como va muriendo mi juventud y no se detiene.

Que malas han sido mis decisiones,
pero que bello ha sido el aprendizaje que me han dado.

Ojalá estuvieras de vuelta, amor del pasado.
Ojalá volvieras.
Ojalá llegaras, amor futuro,
para darte cuenta de lo mucho que te he esperado.

Me estoy amando.
Hay quienes me admiran, otros me odian,
y yo no hago nada más que hablar con el anciano que vive en mi alma,
y con el niño que habita en mi corazón.

Renazco, florezco,
aunque la lluvia me arruine en ocasiones las tristezas.

Las barbas de mi soledad siguen creciendo.
Me gusta como se ven, como si supieran todo acerca de mí.

Voy a guardarme un tiempo,
tal vez otro veinticinco años,
el miedo que tengo de seguir viviendo.

Paso a paso, mes con mes, voy muriendo, y me da gusto.
Me da gusto saber que muero, y más aún,
que vivir haya valido y seguirá siempre valiendo las penas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s