Abandono.

Nada duele mas que un abandono, la causa de malestares de autoestima, dejando al abandonado con la incertidumbre, porque no existió esa despedida que habría podido librar de toda culpa el alma de un amante.

Un dolor mas allá que un simple rechazo, es tan sutil que es como un “ya no estoy, pero aún no me voy”.

No duele que ya no estés, duele el no saber por qué ya no quieres estar.

Tan solo me queda, en el humo de un cigarro, imaginar tu partida, esa que podría, si existiera, dejarme con un poco de alegría.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s